Acceso a usuarios

 


undef
Medalla_Jaume_IMedalla_reversoHomenaje_Agrupacion  Premio_El_Mio_Cid  


 

 

 

Top Panel

Agrupación de Comparsas de Moros y Cristianos 'MARÍTIMO' de Valencia

CONCURSO MUSICA

CONCURSO DE MUSICA FESTERA


Premio_Concurso

 

La Agrupación de Moros y Cristianos del Marítimo organiza el Concurso de Composición de Música Festera Mora y Cristiana CIUDAD DE VALENCIA , cambiando  la modalidad cada Edición para abarcar sus tres modalidades : Cristiana, Mora y Pasodoble


Esta Fiesta va tan ligada a la música porque la música sola ya es una fiesta. Esta música, la que sentimos al marchar de pasacalle, seas Moro o Cristiano es lo que se denomina Música de Moros y Cristianos o Música Festera. El objetivo de este Concurso es divulgar y estimular la creatividad de los compositores en este área musical.

La Fiesta es, en su origen, rememoraciones de los actos de Conquista y Reconquista que las distintas poblaciones festeras sufrieron, inicialmente conquista sarracena y reconquista por las tropas de la Cruz, con la advocación del Patrón. Cada población tiene su característica propia, donde en las Entradas, tanto Mora como Cristiana, tiene su Acto más relevante. No olvidamos las Embajadas, donde se invita al ocupante de la Ciudad, como paso previo a la batalla, a abandonarla cediéndola a los que la cercan. Este Acto puede convertirse en Desembarco cuando la localidad es costera, tal el caso de Valencia. Dianas, Alardos, donde la pólvora, como no, es elemento indispensable. Todo esto constituye LA TRILOGÍA FESTERA. Y algo fundamental, LA MÚSICA, sin ella no habría Fiesta de Moros y Cristianos

I EDICIÓN DEL CONCURSO (2008)

 

 

MARCHA CRISTIANA
Obra ganadora :  "ALIASIRE" de José Grau Benedito
Premio por votación popular :"CAVALLERS DE LA VALL" de Javier Martínez Campos
Finalista :"VALENCIA, DESPERTA FERRO", de Carlos Pellicer

 


II EDICIÓN DEL CONCURSO (2009)

 

MARCHA MORA
Obra ganadora :  " AL MORO BLANC"  de Javier Martinez Campos
Premio por votación popular : "CARAVANA DE TUAREG", de Salvador Luján Martín
Finalista : "MUSTAFA", de Oscar Navarro González

 

 

III EDICIÓN DEL CONCURSO (2010)

 

PASODOBLE
Obra ganadora :  " PIRATES"  de José Rico Rico
Premio por votación popular : "TEMPLE Y GALLARDIA", de Isidro Coll Ballesteros
Finalista : "FINA BENEDITO", de José Grau Benedito
----------------------------------------------------------------------------------------------------
.
EL ORIGEN DE LA MÚSICA FESTERA
.
(publicado en la web UNDEF)
.

Domene Verdú, José Fernando (2001): "El origen incierto de la Música Festera", en Revista Anual Día 4 que fuera, Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos de Villena, pp.270-275.


Las Fiestas de Moros y Cristianos son una continuación de la antigua soldadesca que participaba en las Fiestas Patronales. La soldadesca no era más que la compañía de arcabuceros que formaba la antigua Milicia, que en el siglo XVII empezó a acompañar a la Imágen del Patrón o de la Patrona de la población.

En las ciudades pequeñas, que carecían de medios económicos suficientes para celebrar fiestas de moros y cristianos, las fiestas patronales y reales se celebraban desde finales del siglo XVI con la participación de la soldadesca en las romerías y en las procesiones disparando sus arcabuces.

La soldadesca era la compañía de soldados que formaba Milicia General del Reino, creada en 1609 tras el fracaso de las Milicias Provinciales. Éstas habían sido creadas el 21-5-1562 por Felipe II para sustituir a las antiguas Milicias de Reserva, que a su vez habían sido creadas por Don Alonso de Quitanilla en 1496, por encargo de los Reyes Católicos, mediante las Ordenanzas del 22 / 28-2-1496, que conservaban la organización de las Milicias Concejiles de la Edad Media.

La orden de creación de la Milicia General del Reino tiene fecha del 15-8-1609 y una copia se conserva en el Archivo Municipal de Sax. La soldadesca (Barrachina, 1995) tenía una organización militar que han conservado hasta la actualidad en las comparsas de las poblaciones con mayor tradición festera (disparos de arcabucería en las romerías y procesiones, ruedo de banderas, cargos de capitán, alférez y sargento, etc.).

Y estas Milicias utilizaban naturalmente la música para desfilar, por lo que los Músicos militares eran fundamentales en el ejército y podían ser básicamente de dos tipos, pífanos y atambores, según el instrumento que tocaran, y ambos formaron hasta el siglo XIX las bandas de música militar. Su armamento era la espada y la daga.

Los Atambores eran los músicos militares que tocaban el atambor, que consistía en una caja de madera, como en la actualidad. Cumplían una función fundamental en el ejército, como era la de transmitir las órdenes mediante los distintos tipos de toques militares que existían. Sus funciones, por tanto, eran las mismas que las Transmisiones en los ejércitos actuales, consiguiendo que las órdenes del capitán fueran cumplidas al instante por la tropa, estuviera ésta donde estuviera. El capitán ordenaba un toque determinado, el Atambor General lo interpretaba y era seguido por todos los demás atambores, que estaban distribuidos estratégicamente por todos el cuadro de picas, enterándose así al instante todos los soldados de la maniobra que había que realizar. En las batallas, con gritos y miles de explosiones, este era el único medio de hacer llegar las órdenes de forma instantánea.

Los Pífanos eran los músicos militares que tocaban el pífano, que es una especie de flautín muy agudo propio de las bandas militares. Aparece en la instrucción militar en 1505 y en los siglos XVI y XVII figuraban de 2 a 4 pífanos, que eran acompañados siempre por el atambor. En el ámbito militar, el pífano desapareció en 1828.

Por lo tanto, la utilización de la música en las fiestas se documenta por primera vez en aquellas fiestas patronales de la Edad Moderna. Sin embargo, la participación de los músicos en las fiestas patronales es anterior a la de las Milicias porque, ya en el siglo XVI los concejos contrataban músicos para las romerías, procesiones y demás actos religiosos. Joan Amades, en la página 96 de su libro Las danzas de Moros y Cristianos (1966), cita a un cronista alcoyano que describe los honores que se realizaron a San Jordi en Alcoi en 1565, en los que se contrató a unos músicos, de manera que “se pagaron a Morit sis sous y un diner per sonar y a un fadrinet sis sous y un diner per sonar lo atabal el dia de Sant Jordi”. Y el mismo cronista dice que en 1576 “vinieron unos musicos pera sonar clarins y atabals”.

 

 

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4